viernes, marzo 09, 2007

Los que cantan sus bondades, no tendrán recompensa

«Bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios»

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 9 marzo 2007 (ZENIT.org).- «Bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios – Las bienaventuranzas evangélicas» es el tema de la primera predicación de Cuaresma que, ante Benedicto XVI y la Curia, pronunció este viernes el padre Raniero Cantalamessa O.F.M. Cap., predicador de la Casa Pontificia.
* * *.
“BIENAVENTURADOS LOS PUROS DE CORAZÓN PORQUE VERÁN A DIOS” Primera predicación de Cuaresma1. De la pureza ritual a la pureza de corazón. Continuando con nuestra reflexión sobre las bienaventuranzas evangélicas iniciada en Adviento, en esta primera meditación de Cuaresma queremos reflexionar sobre la bienaventuranza de los limpios de corazón. Cualquiera que lee u oye proclamar hoy: «Bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios», piensa instintivamente en la virtud de la pureza, casi la bienaventuranza es el equivalente positivo e interiorizado del sexto mandamiento: «No cometerás actos impuros». Esta interpretación, planteada esporádicamente en el curso de la historia de la espiritualidad cristiana, se hizo predominante a partir del siglo XIX.En realidad, la pureza de corazón no indica, en el pensamiento de Cristo, una virtud particular, sino una cualidad que debe acompañar todas las virtudes, a fin de que ellas sean de verdad virtudes y no en cambio «espléndidos vicios».
Su contrario más directo no es la impureza, sino la hipocresía. Qué entiende Jesús por «pureza de corazón» se deduce claramente del contexto del sermón de la montaña. Según el Evangelio lo que decide la pureza o impureza de una acción –sea ésta la limosna, el ayuno o la oración- es la intención: esto es, si se realiza para ser vistos por los hombres o por agradar a Dios.
«Cuando hagas limosna, no lo vayas trompeteando por delante como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, con el fin de ser honrados por los hombres; en verdad os digo que ya reciben su paga. Tú, en cambio, cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha, así tu limosna quedará en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará» (Mt 6, 2-6).La hipocresía es el pecado denunciado con más fuerza por Dios a lo largo de toda la Biblia y el motivo es claro. Con ella el hombre rebaja a Dios, le pone en el segundo lugar, situando en el primero a las criaturas, al público. «El hombre mira la apariencia, el Señor mira el corazón» (1 S 16, 7): cultivar la apariencia más que el corazón significa dar más importancia al hombre que a Dios.La hipocresía es por lo tanto, esencialmente, falta de fe; pero es también falta de caridad hacia el prójimo, en el sentido de que tiende a reducir a las personas a admiradores. No les reconoce una dignidad propia, sino que las ve sólo en función de la propia imagen. El juicio de Cristo sobre la hipocresía no tiene vuelta de hoja: Receperunt mercedem suam: ¡ya han recibido su recompensa! Una recompensa, además, ilusoria hasta en el plano humano, porque la gloria, se sabe, huye de quien la sigue y sigue a quien la rehuye. Ayudan a entender el sentido de la bienaventuranza de los limpios de corazón también las invectivas que Jesús pronuncia respecto a escribas y fariseos, todas centradas en la oposición entre «lo de dentro» y «lo de fuera», el interior y el exterior del hombre:«¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, pues sois semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera parecen bonitos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia! Así también vosotros, por fuera aparecéis justos ante los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad» (Mt 23, 27-28).

1 comentario:

JORGE dijo...

Hola,

He estado visitando varias páginas católicas, y la suya ¡Es una bendición!

Les comento que en familia (junto con otras familias), participamos en la producción de "Travesía por la Vida', un programa de radio, ahora en internet, en defensa de la vida y la familia.

Lo pueden escuchar en el enlace siguiente:

http://www.espapod.com/CEPROFAREN

Pongo a su disposición el material que se encuentra allí para que hagan uso de él en forma total o parcial, hay secciones largas y cortas de diferentes temas relacionados a la vida y la familia.

Son archivos de sonido del programa en vivo, que sale los días miércoles a las 9 p.m. (hora de Lima) a través de Radio María (560 AM) y se puede sintonizar en vivo por internet en el enlace siguiente:

http://www.radiomaria.org/media/peru.asx

Bendiciones y gracias por el aliento que significa entrar a internet, y encontrar su hermosa página.

JORGE